CONDENADA.

Has estado taladrando todos mis despertares,
día a día, trago a trago, vomitando tus pensares.
Igual haces en las lúgubres noches, voraces.
Apareces, fulminas, cortas y esparces.

Me traes de cabeza cada vez que apareces.
Desesperas, renaces, atacas y hieres.
Huyo de tí a la vez que no me despego.
Estremezco, acurruco, te lloro, perezco.

Mi calma se desvela y borbotea incesante.
Crispada, se agita, grita y llora. Desesperante!
No hay más salida que tu orgullo imperante, 
que apedrea, apuñala, se quiebra, me parte.

Triste condena la que traes de equipaje,
que pesa, desborda, te dobla y me arde.
Busco hueco en tus entrañas hartas de reales.
Viscerales, enfermas, que se estiran y contraen.

Bancarrota de sonrisas, de abrazos y caricias.
Me despegas a empujones obturada y sin salida.
Dime qué hago contigo y conmigo por tu culpa.
A oscuras, a ciegas, a contraluz… en  penumbra.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s